Ruta Cátara - Camino de los Buenos Hombres

Presentación

Localización: 
Localización de la ruta cátara
Mapa: 
Mapa de la ruta cátara
Croquis: 
Croquis de la ruta cátara
Introducción

La Ruta Cátara, denominada también Camino de los Buenos Hombres, forma parte del sendero de gran recorrido GR 107, y une el santuario de Queralt (Cataluña, España) con el castillo de Montségur (Mediodía-Pirineos, Francia) a lo largo de 196 kilómetros. Recorre el camino de huida, de norte a sur, en la diáspora cátara de los siglos XII y XIII, cuando el catarismo fue perseguido ferozmente en Occitania por las cruzadas y la Inquisición.

El Ruta Cátara nace el año 1999, cuando se crea, promovido tanto por instituciones públicas como privadas, el Consell Regulador del Camí dels Bons Homes, ente que gestiona la ruta (señalización, servicios, promoción...). El objetivo de dicho ente era crear un producto turístico de senderismo que permitiera dar a conocer un territorio de una belleza excepcional y, al mismo tiempo, impulsar económicamente las tres comarcas por las cuales pasa el camino: el Berguedà, la Cerdanya y el Ariège. Y también, claro está, dar a conocer y poner en relieve los vestigios del catarismo, esencial para comprender la historia medieval de Europa, que se conservan en estas comarcas. Posteriormente, con la variante que empieza en el santuario del Miracle, se añadieron las comarcas catalanas del Alt Urgell y el Solsonès.

La ruta se puede hacer a pie, en bicicleta de montaña o a caballo. Aquéllos que la quieran hacer en bicicleta o a caballo deben tener en cuenta que algunos tramos son diferentes de los que van a pie.

El camino está bien señalizado como GR 107, o sea, con las típicas marcas blancas y rojas de los GR. La señalización está hecha en los dos sentidos de la marcha y, en general, como consecuencia de lo que proponen las guías publicadas, los españoles suelen hacer el camino en el sentido sur-norte y los franceses al revés. Si queremos seguir los pasos de los cátaros en su huida, debemos seguir el ejemplo de los franceses y realizar el camino de norte a sur. En realidad, sin embargo, caminar con el objetivo de llegar al castillo de Montségur es más sugerente, desde el punto de vista de la cultura cátara, que situar nuestro objetivo final en el santuario de Queralt. También debemos saber que el GR 107, en Francia, no termina en Montségur, sino que continúa hasta Foix (dos días más de camino).

Debemos tener mucho cuidado en no equivocarnos en los cruces con otros GR. Por ejemplo, el camino cruza varias veces el GR 150 (circunvalación del Parque Natural del Cadí-Moixeró). También se cruza con el mítico GR 11 (sendero del Pirineo por la vertiente sur), el GR 10 (sendero del Pirineo por la vertiente norte) y el GR 7 (de Andorra al Estrecho de Gibraltar). En general, estas intersecciones están correctamente señalizadas, pero, aún así, no es demasiado difícil confundirse y tomar un camino por otro. Por lo tanto, vale la pena llevar buenos mapas topográficos (por ejemplo, los de la guía de Altaïr) y no confiar únicamente en la señalización.

La Ruta Cátara requiere una buena forma física y sólo es apta para senderistas habituados a las largas marchas montañeras. Los desniveles acumulados son considerables, sobre todo en la parte catalana. Por otro lado, el camino no presenta ninguna dificultad técnica, ni tampoco pasa por lugares peligrosos.

Desde el punto de vista del paisaje y la naturaleza, la Ruta Cátara es magnífica, sin duda uno de los mejores caminos de largo recorrido de Cataluña.

Catarismo

El catarismo era una doctrina dualista, con dos principios irreconciliables: el bien, Dios, y el mal, la materia. Promovía una Iglesia basada en la espiritualidad, la pureza y la caridad, en contraposición a la Iglesia católica del siglo XIII. Así pues, a los cátaros, también se los llamaba "buenos hombres y buenas mujeres".

A lo largo de los siglos XII y XIII el catarismo se extendió con fuerza por toda Occitania (la mitad meridional de Francia), y también por Lombardía, la Provenza, la región del Rin y el Pirineo catalán. La Iglesia católica romana consideraba herejes a los cátaros y un peligro la extensión de esta ideología en la rica Occitania. Por este motivo, el papa Inocencio III y sus sucesores, en alianza con Francia, combatieron duramente a los cátaros. En el año 1244 el asalto con más de seis mil hombres al castillo de Montségur, bastión cátaro, fue el punto culminante de la derrota de los buenos hombres. Todos losperfectos y creyentes fueron quemados vivos en un campo raso a los pies de la colina de Montségur, ahora conocido como el "Camp dels Cremats" (Campo de los Quemados), lugar en el que una estela recuerda la tragedia. En el siglo XIV el catarismo prácticamente se había extinguido.

Algunas de las características más relevantes del catarismo son:

-Retorno a un cristianismo puro y primitivo, basado en la palabra de Cristo.
-La jerarquía era muy simple: básicamente se componía de los perfectos (o puros), que eran los predicadores, y los creyentes. Las mujeres también podían ser perfectas.
-Los perfectos eran austeros, humildes y cultos.
-Rechazaban la construcción de templos y catedrales.
-Rechazaban la violencia y la pena de muerte.
-Rechazaban los placeres materiales, el matrimonio, las relaciones sexuales y algunos alimentos. En la práctica, los únicos obligados a cumplir estas prohibiciones eran los perfectos.
-Predicaban que la experiencia religiosa del conocimiento de Dios debía ser directa y personal, sin intermediarios.
-Creían en la reencarnación del alma.

Algunos historiadores y estudiosos consideran a los cátaros como los auténticos cristianos y a la Iglesia católica medieval como una institución corrupta. Otros, por el contrario, consideran que la realidad histórica de aquella época era demasiada compleja para hablar de buenos y malos, y que el catarismo tenía profundas contradicciones respecto del Evangelio de Jesús que se quería seguir.

En el pueblo de Bagà, en el antiguo palacio del barón de Pinós, podemos visitar el Centro Medieval y de los cátaros, una exposición permanente sobre el catarismo y la época medieval (ver www.viladebaga.org...).

Cómo ir y regresar en transporte público

Al santuario de Queralt debemos subir desde la ciudad de Berga, pero no hay transporte público. Se puede subir a pie en una hora aproximadamente, siguiendo desde la plaza de Sant Francesc el PR C-73 (marcas blancas y amarillas). También se puede llegar en coche. Berga no tiene estación de tren; está enlazada con Barcelona por una línea de autobuses (ver www.ajberga.cat...).

El pequeño pueblo de Montségur no tiene estación de tren y la parada de autobuses más cercana está a 8 km, en Lavelanet. Así pues, para regresar, debemos ir a Foix en taxi (unos 45 euros) o en autobús desde Lavelanet. En Foix debemos tomar el tren a Latour de Carol (4 frecuencias diarias y 2 horas de duración, ver www.voyages-sncf.com), y de Latour de Carol debemos tomar el tren a Barcelona (4 frecuencias diarias y 3 h 30' de duración, ver www.renfe.es).

El santuario de Queralt y el castillo de Montségur

Son los lugares de inicio y de final, indistintamente, de la Ruta Cátara, y ambos tienen un relevante valor histórico, cultural y simbólico.

El santuario de Queralt. Es el principal centro de devoción de la comarca del Berguedà. El poeta y cura "mossèn Cinto" Verdaguer se refirió a éste como "la perla de los santuarios en Cataluña". Se encuentra emplazado casi en la cima de la sierra de Queralt, a 1.120 metros de altitud, en la parte más meridional del Prepirineo. También es un excelente mirador y los días despejados la visibilidad abarca una buena parte de Cataluña. El santuario fue construido en el siglo XIV y renovado en el XVIII, en el mismo lugar donde se alzaba el castillo del guerrero y trovador Guillem de Berguedà. En su interior se venera la imagen de la Mare de Déu de Queralt, del siglo XIV. Anexo al santuario hay un antiguo hostal, que hoy funciona como restaurante, y otras dependencias.

El castillo de Montségur. Emplazado en la cima de una escarpada colina, a 1.207 metros de altitud, el castillo de Montségur aúna la historia, los misterios y las leyendas sobre la religión cátara. Fue el último bastión de esta Iglesia, considerada hereje por Roma, y negociaron su rendición el año 1244 después de diez meses de bloqueo y asedio por parte de más de seis mil hombres. Doscientos cátaros fueron quemados en la hoguera, en el Pla dels Cremats, al no abjurar de su fe. Hoy en día, los vestigios que se conservan son del castillo construido a finales del siglo XIII por los vencedores. Hay que pagar una entrada de 4 euros (precio del 2008) para visitar las ruinas del castillo. Algunos de los misterios y leyendas relacionados con el castillo de Montségur cuentan que los cátaros escondían allí el Santo Grial, y que tres perfectos consiguieron huir con el cáliz antes de la rendición.

Documentos PDF

Más información

La sierra del Cadí, de camino a la Cerdanya

La sierra del Cadí, de camino a la Cerdanya

Ruta cátara: El camino del santuario de Queralt a Montségur

Dividimos el recorrido, según propone la guía de la editorial Altaïr, en las siguientes etapas:

Del santuario de Queralt a Gósol. Tiene 33,5 km, y por la variante de Bonner (GR 107-1) tres kilómetros más. El desnivel aproximado de subida es de 1.500 metros (1.300 por Bonner) y el de bajada de 1.200 metros (1.000 por Bonner). Pasa por algunas aldeas, como Espinalbet, Espà y Sorribes, y el pueblo abandonado de Peguera, situado en un entorno excepcional. Es, sin duda, una etapa larga y dura. Aquéllos que la quieran dividir en dos jornadas pueden desviarse, cuando lleguen a Peguera, a Fumanya, aldea en la que hay alojamiento, o hacer un transfer en coche en Peguera.

De Gósol a Bagà. Tiene 24 km, un desnivel aproximado de 500 metros de subida y de 1.100 metros de bajada. Ésta es una etapa de escasa dificultad y especialmente bonita por las dilatadas vistas que nos ofrece. En la primera parte del recorrido bordeamos por el norte la montaña del Pedraforca, de la que disfrutamos de preciosas perspectivas. Aquéllos que deseen ahorrarse la bajada a Bagà (y la posterior subida al día siguiente), tienen dos opciones (ver el apartado de variantes).

De Bagà a Bellver de Cerdanya. Tiene 22,7 km, un desnivel aproximado de 950 metros de subida y de 700 metros de bajada. No es una etapa larga, pero sí es más dura que la anterior por el desnivel de subida. Pasa por dos collados de montaña: el collado de Escriu y el collado de Pendís. Éste último, a casi 1.800 metros de altitud, separa las vertientes sur y norte de la sierra del Cadí, y las comarcas del Berguedà y la Cerdanya. Poco antes del collado de Pendís hay el refugio Sant Jordi y, poco después, el refugio Cortals de l'Ingla, ambos guardados. También en este collado debemos prestar atención de no equivocarnos, pues también pasa el GR 150-1, que va por la carena de la sierra del Cadí. En el refugio Cortals de l'Ingla hay la posibilidad de tomar la variante GR 107-4, que avanza por sendero (el camino principal va por pista) y alarga la etapa casi 5 km. Si en lugar de pernoctar en Bellver de Cerdanya lo hacemos en Prullans, pueblo que también dispone de alojamientos, recortamos en 5 km la durísima etapa del día siguiente.

De Bellver de Cerdanya a Porta. Tiene 35,5 km, un desnivel aproximado de 1.450 metros de subida y de 1.000 metros de bajada. Sin duda, ésta es la etapa reina de la Ruta Cátara, y en la que cruzamos los Pirineos. Es la más dura, y también la más espectacular de todas por los impresionantes paisajes de alta montaña. La primera parte de la etapa, hasta la Portella Blanca de Andorra, vamos siempre ganando altitud, y pasamos por Prullans, Ardòvol, el Vilar y cal Jan de la Llosa. La Portella Blanca es el punto más alto de todo el camino. Se encuentra a 2.519 metros de altitud y hace frontera entre Andorra, España y Francia. A esta altitud, y como pone de manifiesto su nombre, es fácil encontrar nieve desde principios de otoño hasta bien entrada la primavera. A partir de la Portella Blanca el camino ya sigue de bajada, en territorio francés, por el valle de Campcardós hasta Porta. Esta etapa se puede dividir haciendo noche en cal Jan de la Llosa, donde algunas casas ofrecen tiendas de alquiler y admiten la acampada libre.

De Porta a Mérens les Vals. Tiene 21,5 km por el valle del Ariège y 30,4 km por el collado de les Bésines. Por el valle de Ariège el desnivel aproximado es de 400 metros de subida y de 850 de bajada. Por el collado de les Bésines el desnivel aproximado es de 1.300 metros de subida y de 1.750 de bajada. Desde Porta el camino sigue por Porté Puymorens (hay alojamiento), sube al collado de Puymorens, a poco más de 1.900 metros de altitud, y baja a l'Ospitalet (también hay alojamiento). En l'Ospitalet se inicia la variante GR 107-2, bastante dura, pero de una belleza extraordinaria, que pasa junto al lago de les Bésines, el refugio de les Bésines y la Portella de les Bésines, a 2.333 metros de altitud. Precisamente el tramo que va del refugio de les Bésines hasta Mérens les Vals coincide con el GR 10, la transpirenaica francesa. El camino principal, que recorre el valle del río Ariège, también es muy agradable y llega a Mérens les Vals más pausadamente, sin tantas emociones.

De Mérens les Vals a Orgeix. Tiene 18 km, un desnivel aproximado de 700 metros de subida y de 950 metros de bajada. Otra bonita etapa, con unos primeros kilómetros de fuerte subida hasta el Sarrat de Larguis y el collado de Joux, donde hay una pequeña choza que hace de refugio. A partir de aquí vamos perdiendo altitud hasta el pueblo de Orgeix. En Orgeix no hay alojamiento, así que debemos seguir el camino hasta Ascou (refugio), o bien desviarnos a Ax les Thermes (3 km, diversos alojamientos) o bien a Orlu (2 km, albergue).

De Orgeix a Comus. Tiene 22,7 km, un desnivel aproximado de 850 metros de subida y de 500 metros de bajada. Al inicio de la etapa pasamos por las bonitas aldeas de Ascou (refugio) y Sorgeat (refugio), y luego debemos afrontar la firme subida al Coll d'Ijou. Más adelante, disfrutando de un paisaje precioso, llegamos al curioso refugio de Chioula, en una explanada, y poco después al collado de Balaguès. Aquí empieza la bajada a Montaillou, Prades (que no debemos confundir con Prades - Prada de Conflent) y Comus.

De Comus a Montségur. Tiene 16,1 km, un desnivel aproximado de 450 metros de subida y de 500 metros de bajada. En la primera mitad de la etapa bajamos por las espectaculares Gorges de la Frau, un desfiladero estrecho protegido por grandes paredes verticales. El camino, en este tramo, es muy pedregoso y a tramos la bajada es muy pronunciada. Pasado el desfiladero, tan sólo nos queda superar el torrente de Rivels para llegar al pueblo de Montségur. A poco más de un kilómetro del pueblo, siguiendo el camino, llegamos al Pla dels Cremats, a los pies del cerro del castillo de Montségur. Tan sólo nos queda afrontar, con mucha ilusión, la fuerte subida de unos treinta minutos hasta el castillo para finalizar con éxito la Ruta Cátara.

Pas dels Gosolans

Pas dels Gosolans

Variantes de la Ruta Cátara

En el apartado del recorrido ya hemos hablado de las pequeñas variantes que presentan algunas etapas, que son: del santuario de Queralt a Gósol el GR 107-1 por Bonner; de Bagà a Bellver de Cerdanya el GR 107-4 por Pedra, y de Porta a Mérens les Vals el GR 107-2 por Bésines. Hay, sin embargo, otras variantes importantes que merece la pena conocer y que afectan al recorrido en su conjunto. Son:

Inicio del camino en el santuario del Miracle o en Solsona. Ésta es la variante más importante, que enlaza con el camino principal en Gósol. La primera etapa va del santuario del Miracle a Solsona siguiendo el GR 7, tiene 10 km y muy poco desnivel. La segunda va de Solsona a Sant Llorenç de Morunys, siguiendo por tramos el GR 7, GR 7-6 y GR 1, y tiene 42,5 km, con un desnivel positivo aproximado de 1.000 metros y negativo de 750. Es una etapa demasiado larga, pero hay alojamientos en Lladurs (7 km de Solsona) y en Odèn (22 km de Solsona). La tercera etapa va de Sant Llorenç de Morunys a Tuixén, siguiendo el GR 7, y tiene 16,7 km, con un desnivel de subida aproximado de 800 metros y de bajada de 500. La cuarta y última etapa va de Tuixén a Gósol, siguiendo el GR 107-3, y tiene 12,3 km, con un desnivel positivo aproximado de 450 metros y negativo de 300.

Alternativas que evitan bajar a Bagà. Antes de nada, debemos dejar claro que Bagà es un pueblo muy bonito, en el que destaca la interesante plaza con soportales de su casco antiguo. Por lo tanto, los senderistas que hagan la Ruta Cátara y nunca hayan estado en Bagà harán bien en seguir el camino principal y hacer noche en el pueblo. Por el contrario, aquéllos que ya hayan visitado el pueblo pueden evitar la bajada: en can Cerdanyola, antes de cruzar el torrente de la Font del Faig, hay a la izquierda un camino, el PR C-125, que sube directamente al refugio Sant Jordi por els Empedrats. Els Empedrats es un bonito camino que remonta un torrente, a tramos con bloques de piedra donde debemos ayudarnos con las manos. Además de éste atajo, hay otra posibilidad todavía más corta y directa: en el collado de las Bassotes, a 5 km de Gósol, dejamos la Ruta Cátara y seguimos el PR C-124 (Ruta dels Segadors), que cruza la sierra del Cadí por el Pas dels Gosolans, pasa por el refugio Prat d'Aguiló y llega a Martinet, en la Cerdanya. En este caso, enlazamos más adelante con la Ruta Cátara en la aldea de El Vilar, pasando antes por Lles.

Fotos

Inicio de la Ruta Cátara, en el santuario de Queralt
Salida de Gósol
De camino a Bagà
Acónito
Carlina
Pas dels Gosolans (variante directa, no señalizada)
La sierra del Cadí, de camino a la Cerdanya
Serbal
La sierra del Cadí
Centaurea alpina
Lles de Cerdanya
Río de la Llosa
Clavelina
Lago de Bésines
De camino a Mérens les Vals
Paisaje de bajada a Mérens les Vals
De camino a Orgeix
De camino a Comus
De camino a Comus
De camino a Montségur
De camino a Gósol, cerca del pueblo de Peguera
De camino a Gósol
Llegando a Gósol
De camino a Bagà
De camino a Bagà
Prat d'Aguiló
Refugio Prat d'Aguiló
La sierra del Cadí
Cardo
Vespa parásita
Bajando a Montellà
Lles de Cerdanya
Lles de Cerdanya
El Vilar, en la Cerdanya
Panel indicativo en El Vilar
Cal Jan de la Llosa
De camino a la collada de la Portella Blanca
La Portella Blanca (2.520 metros)
La Portella Blanca, entrada en França
Bonita planta silvestre
Grosellas
De camino a Mérens les Vals por la collada de Bésines
De camino a Mérens les Vals
De camino a Mérens les Vals
Cardo
Cerca de la collada de Bésines
De camino a Mérens les Vals
Dos jóvenes senderistas en la Ruta Cátara
Mérens les Vals
De camino a Orgeix
Orgeix
Orgeix
Saliendo de Orgeix
Refugio de Chioula
De camino a Comus
Prades, de camino a Comus
Desfiladero Gorges de la Frau
De camino a Montségur
Estela en el Pla dels Cremats, Montségur
Castillo de Montségur